El testamento

“Los recuerdos de nuestras vidas, de nuestras obras y nuestros actos continuarán en otros. ” Rosa Parks

Creo sinceramente que lo que todos deberíamos dejar a este mundo, es lo que resume Rosa en su sabia frase. Siempre he creído también que las personas a las que hemos amado profundamente, y ya no están entre nosotros, viven en nuestros recuerdos, con nosotros, y gran parte de la labor que debemos hacer en esta vida, es que lo que representaban para nosotros, lo que nos dieron, y forma parte de nuestro yo más profundo, trascienda a nuestra propia vida, y pase a su vez a los que amamos, y quedarán cuando ya no estemos nosotros tampoco. Sabido es que lo que más nos diferencia de los animales, es el conocimiento de nuestra propia mortalidad, de lo etérea que es nuestra vida, y es de sabios el intentar dejar una huella indeleble.

Rosebud

En la película “Ciudadano Kane” las últimas palabras de un hombre que llegó a lo más alto en la vida, llena de lujos, dinero y poder, herencia impresionante, que el tiempo se encargará de diluir como las gotas de rocío en un arroyo, es el nombre de su trineo, recuerdo de la infancia perdida y no disfrutada. Ese fue su triste legado.

Cuando muera quiero que suene esta canción, y no necesito que nadie sepa su significado

Oblivion es una palabra anglosajona que significa “olvido”. También es un concepto básico del ateismo, concepto filosófico que defiende la “no existencia” del individuo tras su muerte, negando cualquier atisbo de vida o consciencia tras nuestro fallecimiento.

No creo en otra vida tal y como nos la han contado, he vivido cercano a la religión muchos años de mi vida, y lo que más miedo me da es el olvido infinito, el no trascender de ninguna manera. De pequeño me pasaba las noches en vela intentando comprender el concepto de eternidad (una vez que fallecieramos), y el abismo que se abría ante mí era tan grande, que se llevaba mi sueño. Nunca he dormido demasiado bien, ni siquiera ahora con medicación. Ese oblivion llena casi toda mi existencia en soledad.

Ahora recuerdo la historia que un día me contó un amigo que trabajaba en una notaría, y de la que fue testigo indirecto.

“Un hombre de mediana edad, se presentó un día en la notaría y pidió hacer testamento, como otros muchísimos casos. Se preparó todo lo necesario para ello, y delante del notario, el hombre serenamente comentó que tan sólo quería incluir 3 claúsulas en el documento:

1. Quiero legar mi más preciado bien a mis dos hijos por mitad. Se trata de una manta de lana de colores que mi abuela tejió con sus propias manos durante meses. Su valor material es casi nulo, pero su valor sentimental es inabarcable. Deberá partirse por mitad, y entregar a cada uno la mitad. El resto de mis bienes que haya en el momento de mi muerte, serán por mitad para mis hijos (en caso de que ambos me sobrevivan), y podrán elegir cada uno lo que quieran entre mis libros, música u objetos personales.

2. Al margen de mis hijos (y mis familiares), sé que durante toda mi vida he tenido la capacidad de hacer que otras personas me amaran, y a veces muy profundamente, pero siempre he sido yo el que he fallado a dichas personas, causando un enorme daño, y a veces irreversible, de lo que me siento profundamente arrepentido.

3. Siendo plenamente consciente de lo anterior, y de que en realidad nunca he sido capaz de amar a otra persona de corazón (que no fuera de mi familia), a ninguna de mis parejas, tomo la decisión de vivir el resto de mi vida sin causar daño alguno a nadie más, ni herirlos en su yo más íntimo. Asumo con responsabilidad mi soledad, y viviré con el recuerdo imborrable de las personas que me amaron, y a las que no fui capaz de corresponder.

Con mucha entereza, firmó el documento, dio las gracias a todos los presentes, abonó la tarifa correspondiente y se fue. Una extraña sensación quedó flotando entre todos los que vivimos la historia aquel día. Algo que no se podía explicar. Yo al menos no he sido capaz de encontrar un sentido a su actitud”.

“Y nuestro rastro se perderá como la arena en la tormenta…”

4 Replies to “El testamento”

  1. “Los recuerdos de nuestras vidas, de nuestras obras y nuestros actos continuarán en otros. ” Rosa Parks

    Me pregunto ¿qué pensarán de esta frase que destacas y valoras en el post dos nombres: Howard Roack y Ayn Rand?

    Un saludo.

    Me gusta

    1. Evidentemente el comentario viene de alguien con una mentalidad distinta (fue una activista de lo derechos sociales). Roark / Rand eran creadores, y en el caso de Roark con una personalidad monolítica. Yo soy poliédrico, tomo de cada uno lo que más me llena, pero puede ser en algún sentido contradictorio. No creo que sean ejemplos comparables.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .