Corazón anhelante

“A través de la bruma y del silencio infinito, de aquello que me paraliza, que me atenaza, como el miedo a la nueva vida de un recién nacido, a través de todo ese dolor sordo, de esa sensación que no se puede describir, que pesa tanto como la responsabilidad de vivir, de esa pena que no tiene principio ni fin, así es el viaje más duro que he recorrido en mi vida de adulto”.

Anhelamos lo que no tenemos, o peor aún, anhelamos lo que hemos perdido irremisiblimente, lo que se nos escapó entre los dedos como las arena del tiempo, lo que ya no tiene camino de vuelta, porque las migas que dejamos para saber regresar, se las comieron los pájaros, como en aquel cuento infantil. Porque en el fondo de nuestro corazón todos somos niños asustados que anhelan con volver al lugar en el que nos amaron.

Sigue leyendo “Corazón anhelante”

Modern Love

Todos creemos saber mucho sobre el amor (pobres de nosotros!!!), porque de alguna manera lo hemos experimentado en nuestra vida. Pues yo con la edad que tengo ya (y las canas que casi no peino), no tengo ni puñetera idea del asunto, como de casi todas las cosas importantes de la vida (que seguridad la mía).

Hoy voy a hablar de una estupenda serie que me han recomendado (gracias señorita listas), muy reciente, muy actual y que nos enseña lo poco que sabemos de las relaciones de amor actuales. El prototipo manido y decimonónico de amor romántico murió hace mucho tiempo, si es que alguna vez existió en realidad. La serie es un escaparate neoyorkino de distintos tipos de relaciones amorosas, y sobre todo es una preciosa declaración de amor a la propia ciudad de Nueva York.

Sigue leyendo “Modern Love”

La pianista

En el silencio de esta noche de otoño, recorro cansado los oscuros corredores del palacio de mi memoria, con muchas puertas cerradas todavía. Entre la penumbra oigo una tenue melodía de piano, que se pierde en lo más recóndito de mi palacio, en una zona a la que todavía no he llegado, y que aletea como las alas de una frágil mariposa. Cansado me apoyo contra una de las paredes, y mi mente se abandona con el sonido de la melodía. Recuerdo que había un libro de Yukio Mishima cuyo maravilloso título era “El marino que perdió la gracia del mar”, y eso trae a mi memoria un cuento que alguien me contó una vez de una hermosa pianista que un día perdió sus alas

Sigue leyendo “La pianista”

Blood from nowhere, Irish heart

Invadidos, Esclavizados, Sacrificados, Famélicos, Exiliados, Divididos, Degradados. No se emplea a los Irlandeses, y aún así , sobrevivimos.

“Abro los ojos tras un desvanecimiento, tengo las manos atadas a la espalda, el agua de lluvia me cae sobre la cara, haciéndome ver todo borroso, estoy en un patio gris y sucio, de altos muros, donde apenas entra la luz de un nuevo día, y no recuerdo que día es hoy…Poco a poco distingo a mis compañeros a mi lado, igual que yo, las manos a la espalda y la mirada al suelo… Ruido de fusiles montándose, de botas militares en las piedras del patio, gritos, insultos, rabia, ira, desprecio…Uniformes militares ingleses, como funestos mensajeros de la muerte…Nuestro delito, amar a nuestra patria por encima de nuestra vida…Ruido de disparos, fuego ingles que atraviesa mi cuerpo, y parte mi corazón irlandés en dos…Antes de caer al suelo comprendo que hemos vencido…”

Ya no creo en otra vida, en el más allá, pero si tengo la convicción ardiente de que en otra existencia anterior mi corazón fue Republicano (irlandés), atravesado por una bala inglesa, que guardará el odio contra el opresor más allá del tiempo y del espacio, más allá de la razón y la compasión, que nunca doblará la rodilla ante la Union Jack, que nunca le cantará a una reina, que pervivirá en todos los que nos sucedan, porque aquel día de 1916 ganamos al conquistador, y le demostramos al mundo con sangre, que podíamos doblegar a un imperio, y así lo hicimos, pero el perdón por la humillación recibida durante 700 años, jamás anidará en nuestro corazón…Dios salve a Michael Collins.

Sigue leyendo “Blood from nowhere, Irish heart”

Lágrimas

Enlazando con el post anterior donde Joker no podía llorar, y en los momentos de más tensión emocional reía descontroladamente para expresar su más profunda pena, hoy dedico toda una habitación del palacio de mi memoria a las lágrimas, al acto de llorar.

Pero llorar no es un acto exclusivamente humano, un zoólogo francés descubrió que los animales también lloraban en momentos de dolor, tristeza, estrés, etc. Así pues, en nuestra absurda superioridad como especie, en este aspecto estamos igualados como el resto de los animales. Yo personalmente no he sido muy llorón, la verdad, pero en los últimos tiempos las lágrimas me han acompañado de forma constante en mi vida. No creo que vivamos en un valle de lágrimas (que risa con la iglesia y sus imbecilidades), pero sí son un elemento que convive con nosotros, y yo le dedico una entrada en exclusiva, porque me van a acompañar durante mucho tiempo más.

Sigue leyendo “Lágrimas”

Joker (antihéroe de la infelicidad)

I N M E N S O JOAQUIN PHOENIX

Hoy me subo al carro de los estrenos cinematográficos nacionales (y por si cuela que me pesque google de nuevo, ya explicaré ésto en otro post). Puedo parecer un oportunista pero no lo soy, ya en mi post del 8 de junio “Olvida que has dado para recordar lo recibido”, hacía una referencia a esta película. Y en este post quiero reinvidicar todo aquello de lo que habla esta película, y sobre todo a su inmenso actor (al que voy a descubrir para alguna gente). Muchas cosas le han pasado desde ese 8 de junio a esta película, sobre todo que el día 7 de septiembre le dieron el León de Oro a la mejor película (vamos una tontería de los italianos).

Pero de qué va este post? Fundamentalmente habla sobre la “dictadura de la felicidad” a la que esta sociedad nos está sometiendo de mil maneras, y que como efecto contrario al final produce más desazón, dolor, resentimiento y paranoia, que lo que realmente pretendía. Sinceramente me declaro adepto de este “grupo terrorista de los antifelices”, advierto que no va a ser un post agradable, y el más largo de los que he hecho hasta ahora.

Sigue leyendo “Joker (antihéroe de la infelicidad)”

Héroes

Ni me considero un héroe, ni seguramente lo voy a ser nunca jamás. Pero tampoco soy un villano como muchos me quieren dibujar. Este post va de los auténticos héroes, no de los impostados, o los cinematográficos, o de vengadores, o de escuadrones suicidas, o de rudos guerreros espartanos, ese prototipo de héroe infantiloide que nos venden día a día. Va de hombres y mujeres que trascendieron su humana normalidad, que hicieron cosas extraordinarias que beneficiaron a otros, que dieron su vida por una causa, o perdonaron lo que una persona normal jamás perdonaría. Y también hablaremos de algún héroe caído.

Yo personalmente tengo una heroína, una persona pequeñita y frágil, cargada de energía infinita, que nunca se quejó, que nunca alzó la voz, que entregó su vida entera a los que más amaba, que se apagó arremolinada entre un montón de mantas, olvidada por aquellos a los que dió todo, y nunca nos reprochó nada. Dedicado a tí, que me acompañas siempre desde aquel día de diciembre de 1999.

Sigue leyendo “Héroes”

La lista (para seguir haciendo amigos)

Para el que ya me vaya conociendo un poco, se habrá dado cuenta que me encanta “hacer amigos” en el jodidamente buen sentido de la palabra, quiero decir el de tocarle las narices a la mayoría del respetable. Ya lo hice hace unos meses con esta entrada.

Esta entrada va a ser cortita, y está sacada de una noticia que, seguramente, pasó desapercibida para mucha gente en su momento. Quiero seguir labrándome mi fama de bocachancla (persona indiscreta, un bocazas), y sobre todo meneando el peral (dígase conciencias bien pensantes y aborregadas). Palos de beisbol bien limpios, y leña al bloger que es de goma. (verás lo que nos vamos a reir)

Sigue leyendo “La lista (para seguir haciendo amigos)”

Días de vino y rosas

Realmente nunca he tenido una vida demasiado movida, me explico. No he viajado mucho (2 ó 3 salidas de España), nunca he vivido fuera de mi provincia (salvo el tiempo del servicio militar), a diferencia de otra gente que ha vivido por toda España, o en el extranjero. Pero sí es cierto que lo que he vivido lo he hecho de forma muy intensa. Llegué tarde a la vida, empecé a hacer vida social unos años más tardes que la gran mayoría (con unos veintitantos), pero luego me “bebí” la vida del tirón, me emborraché de ella, y hasta cierto punto me llegué a saturar. Sí, es cierto que lo que he vivido ha sido apasionadamente, todo o nada, con muy pocas barreras mentales.

En mi gran vida poliédrica también hubo una etapa de “vino y rosas”, de todo aquello hermoso, efímero, vitalista, jovial, intrascendente, una época que duró casi 10 años, que también ayudó a forjar mi carácter y mi paranoia. Aquí está ese trozo de mi vida, que ya apareció en parte en el post la rabia.

Sigue leyendo “Días de vino y rosas”

Música terapeútica

A nadie que haya paseado un poco por este blog se le escapa que, para mí, la música es tan importante como el aire que respiro. Ya he perdido la cuenta de los post que he dedicado a la música. Pero el efecto de la música va más allá de un simple elemento lúdico o de distracción, muchas son las aportaciones científicas que están incidiendo en que la música puede ser un potente agente para producir efectos terapeúticos en las personas, o al menos en algunos de nosotros. Desgraciadamente, el que tenga un odio musical como un ladrillo no podrá disfrutar de este inmenso placer.

Pero hoy me quiero hacer eco de una noticia que apareció en prensa hace unos meses, y que va más allá de la comprensión lógica que tenemos sobre el efecto de la música. Adelante curiosos del mundo, les brindaré una potente arma para su día a día y su bienestar…

Sigue leyendo “Música terapeútica”