Estío (el verano de nuestra vida)

Las Infantas (Jaén) 2018

Este post era inevitable. En el palacio de mi memoria (y creo que en el de todo el mundo), el verano es un protagonista fundamental, casi como un personaje. Raro es el niño al que no le encante el verano, pero con los años, al menos en mi caso, va perdiendo la importancia que tenía, por todo aquello que representaba como niños, vacaciones, baños, viajes, fiestas, siestas, etc. Perdonad que sea tan obvio a veces, y sobre todo porque el verano que yo voy a retratar es el que habita en mi memoria, y en parte del colectivo sentimental de una generación, y quizás no guste del todo. Pero voy a intentar cubrir el mayor arco posible. Decir por último, que no creo que sea la estación más propicia para los solitarios, decididamente no lo es. La foto es un homenaje a mi tierra, soy de interior y eso es lo que vivimos desde que nacemos, las playas se instalaron en nuestros recuerdos con algo más de edad.

Sigue leyendo “Estío (el verano de nuestra vida)”

Partir lejos

Asomarme a esta ventana se ha convertido en la costumbre más reparadora para mi golpeado corazón, pero he de ausentarme por motivos familiares. Sí soy humano, sí tengo familia, pero somos la diáspora en pequeñito, repartidos por todos los rincones de España. No me resistía a dejar de escribir en varios días, y no decir el motivo de mi silencio. A los que me leen decirles que os habéis convertido en mi grupo de amigos raritos (no es coña). Dejo algunas cosas como adelanto de lo que vendrá…

Sigue leyendo “Partir lejos”

El peso del humo

Nunca he sentido esa erótica del acto de fumar. Entiendo el mecanismo de porqué se comienza a fumar, sobre todo en la adolescencia para reforzar el sentimiento de madurez, de rebeldía. Y reconozco que el tabaco ha sido un personaje imprescindible en la iconografía del cine negro, o sin ir más lejos en la estupenda serie Mad Men de la que ya hablé en otra entrada (se comenta que en los 85 episodios de la serie, los personajes se fuman 942 cigarrillos y 18 porros, mira que también contarlos, hay gente muy perjudicada). Pero este post no va de fumar, ni del tabaco, reconozco que me gusta jugar al despiste, aunque al final todo está relacionado, ya veréis. Para los cinéfilos la foto de cabecera es una enorme pista. ¿Cuanto pesa el humo?…

Sigue leyendo “El peso del humo”

Creep (la insoportable levedad de ser “yo”)

No he conocido a nadie en toda mi vida que no arrastre algún trauma. Yo no soy la excepción. Voy a abrir una puerta de mi alma tapiada por fuera hasta ahora, pero quiero decir con un enorme respeto, que probablemente mi trauma no sea más que un simple charquito comparado con el océano de dolor que tienen que soportar otras personas, que han sufrido horribles traumas en su vida. Yo he conocido a alguna de esas personas, ahogadas en vida en su propio dolor infinito. Pero para cada uno de nosotros, nuestros pequeños traumas son los más dolorosos, los que arrastramos toda la vida como la concha de un caracol.

Sigue leyendo “Creep (la insoportable levedad de ser “yo”)”

Lágrimas en la lluvia

Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia…

La fugacidad, lo fugaz –“Que huye y desaparece con velocidad. De muy corta duración”– es un elemento de la vida independiente de la voluntad del ser humano y de sus características. Se nace y se vive con ella, es connatural al ser humano. Pero hay personas tan extraordinarias, que aunque su vida haya sido como una raya en el mar, dejan un poso indeleble. La historia de hoy está hecha de fugacidad, de pasión, de alma, de enfermedad, de dolor y muerte. Como la vida misma. Y comienza un día de crudo invierno de 1963 en un pequeña ciudad del estado de Maryland….

Sigue leyendo “Lágrimas en la lluvia”

El suicidio más largo de Hollywood

El 23 de julio de hace 53 años, en un apartamento de Nueva York, se apagó la luz de la estrella más triste del firmamento de Hollywood, tan sólo tenía 45 años. Diez años antes un accidente de tráfico rasgó su vida en dos, y avivó todos los demonios que habitaban en él. Poco se puede decir de un actor que entre sus 18 películas filmadas, protagonizó una que se llamaba Lonelyhearts (Corazones solitarios).

Sigue leyendo “El suicidio más largo de Hollywood”

Intrascendente existencialismo para principiantes

Llevo unos cuantas entradas demasiado intenso, y existe el peligro de provocar algún ataque masivo de aburrimiento. Y como soy un blogger aplicado (que está siguiendo al pie de la letra los 10 mandamientos del buen blogger de David Cantone), hoy me voy a aplicar al mandamiento número 9, “Serás tan entretenido y original como puedas”. Bueno lo voy a intentar al menos, por mí que no quede, pero tengo menos gracia que “regalarle a Stevie Wonder una película de cine mundo” (Chiquito de la Calzada dixit, pues empezamos bien la entrada). Y también voy a sacar el látigo para despellejar a algún millenial sobradillo…

Sigue leyendo “Intrascendente existencialismo para principiantes”

El fotógrafo solitario (y de la soledad)

New York City 1958

“Ya la vida me pesa tanto, que mis fatigadas piernas apenas me sirven para ponerme en pie, y recorrer, arrastrando los pies, la senda oscura interminable entre mi dormitorio, y la cocina. Estoy llegando al frigorífico y ya no puedo seguir de pié, me falla la pierna izquierda y caigo al suelo, y me golpeo la cadera con fuerza, Dios haz que acabe esta tortura ya…”. El día 27 de junio de 2016 moría en Toronto David Heath, en la más completa soledad debido a una caída casera, tenía 85 años recién cumplidos, y llevaba recluido en su casa más de un cuarto de siglo. Su fotografías rezuman toda la soledad del ser humano, y la que él arrastraba desde que nació.

Sigue leyendo “El fotógrafo solitario (y de la soledad)”

Nuestros psicópatas favoritos (cautivos del mal)

dexter morgan graphics GIF

Desgraciadamente existen y son muy reales (asesino de chipre). Pero el cine y la televisión llevan décadas jugando esta mano ganadora, ya que estamos cautivados por la naturaleza del mal, algo en nosotros primigenio y ancestral que nos arrastra a ellos, ya que la iconografía visual nos los ha dibujado como misteriorosos, inteligentes, seductores, cultos, como ángeles de alas negras ocultos entre la humanidad. Pero tristemente la realidad es más cruel y descarnada, y no voy a entrar en ello, sólo hace falta darse una vuelta por internet y terminar asqueada con los casos de los reales psicópatas que están entre nosotros. También hay pues una habitación en el palacio de mi memoria para ellos.

Más información