Días de vino y rosas

Realmente nunca he tenido una vida demasiado movida, me explico. No he viajado mucho (2 ó 3 salidas de España), nunca he vivido fuera de mi provincia (salvo el tiempo del servicio militar), a diferencia de otra gente que ha vivido por toda España, o en el extranjero. Pero sí es cierto que lo que he vivido lo he hecho de forma muy intensa. Llegué tarde a la vida, empecé a hacer vida social unos años más tardes que la gran mayoría (con unos veintitantos), pero luego me “bebí” la vida del tirón, me emborraché de ella, y hasta cierto punto me llegué a saturar. Sí, es cierto que lo que he vivido ha sido apasionadamente, todo o nada, con muy pocas barreras mentales.

En mi gran vida poliédrica también hubo una etapa de “vino y rosas”, de todo aquello hermoso, efímero, vitalista, jovial, intrascendente, una época que duró casi 10 años, que también ayudó a forjar mi carácter y mi paranoia. Aquí está ese trozo de mi vida, que ya apareció en parte en el post la rabia.

Sigue leyendo “Días de vino y rosas”

El padre tranquilo

“Uno es valiente cuando, sabiendo que ha perdido ya antes de empezar, empieza a pesar de todo, y sigue hasta el final pase lo que pase. Uno vence raras veces, pero alguna vez vence” (Atticus)

Una persona a la que conozco, y también es madre, me dijo una vez que nos habían “vendido” el mito de la paternidad/maternidad. Que no todo es tan de color de rosa como lo pintan en relación a esta cuestión, y ella tuvo los ovarios de criar a su hija sola, y creo sinceramente que lleva toda la razón.

Para mí, la experiencia de la paternidad, es la que me hizo poner los pies en la tierra definitivamente. Fue algo querido y buscado, pero es una experiencia dura y muy gratificante, no exenta de miedos, dudas, momentos de tensión máxima, y maravillosos momentos inolvidables. Desgraciadamente en mi situación personal actual, están poniendo a prueba, casi diariamente, mi capacidad y actitud para ser padre, pero como dice la maravillosa canción de Vetusta Morla…

Sigue leyendo “El padre tranquilo”

Shame (el vacío de vivir)

“No hables de lo que no viste, ni condenes lo que TÚ NO HAS SENTIDO. Cada uno sabe el dolor que carga, el peso que lleva, las dificultades por las que pasa y las luchas que enfrenta. Todos tenemos NUESTRA propia historia de vida, que no corresponde ser juzgada por quien no la vivió, ni la conoce…”

Desgraciadamente la frase no es mía, pero ante lo dicho poco se puede añadir de lo que cada uno de nosotros arrastra, las cicatrices de las que he hablado, la rabia, la enfermedad silenciosa, la soledad, en el fondo todos somos una pequeña (o gran) bomba emocional a punto de estallar, tan sólo hace falta encontrar un detonante y nuestra existencia estallará sin remedio.

Hoy voy a hablar de cine, del que se cuela a veces entre tanto vengador, fast&furious, comedia intrascendente y españolada inaguantable y/o pedante. Una durísima y hermosa película del año 2011, que muestra de forma descarnada la vaciedad existencial que nos invade, debajo de trajes de diseño, cuerpos diez, trabajos de ensueño y aparentes “vidas perfectas”. A lo mejor después de leer esto todos reconocemos a alguien así de entre los que nos rodean, yo confieso que cuando me miro a veces al espejo veo algún destello de todo esto…

Sigue leyendo “Shame (el vacío de vivir)”

Vidas sin timón

Recuerdo a un compañero de Universidad (bastante hipster para la época, y hablo de hace casi 30 años), que un día me dijo “¿a tí te ha pasado alguna vez que se te mete una canción en la cabeza un día, y le repites sin cesar durante todo el día?. Pues a mí se me metió en la cabeza God Save the Queen de los Sex Pistols cuando tenía 15 años, y todavía no se me ha ido“. Era todo un personaje.

Pues a mí se me metió en la cabeza esta película la primera vez que la ví (en el año 2003), y todavía me sigue rondando. Fui a verla al cine cuando la estrenaron como 5 veces (con amigos, con amigas, sólo), y todo el que vino conmigo me dijo que era una paranoia mía, que tampoco era para tanto. Probablemente sería verdad, porque de paranoias he hecho varios masters. Pero siempre he creído que se trataba de algo más profundo…

Sigue leyendo “Vidas sin timón”

Sentir la música (literalmente)

“Once” (2007)

Quien haya leido algo más de mi blog ya sabrá que la música es fundamental para mi vida (un dato, de los 46 post que llevo hasta ahora, 15 están dedicados a la música, 16 con este claro). Esta vez voy a tomar prestadas las palabras de un lector de mi blog “yo la amo tanto (la música) que me da miedo morir, que me aferro a la vida y no quisiera morirme porque ya no podré escuchar música“. Suscribo casi palabra por palabra lo que dice el compañero. Si a alguno (o muchos) de los que leen este post se le eriza la piel al escuchar una canción (del estilo que sea), que siga leyendo. A los que no les pase, dejad esto y sintonizad la MTV o los 40 Principales…

Sigue leyendo “Sentir la música (literalmente)”

El ruido y la furia (la belleza del mal)

Nuremberg (1934)

El título de este post está tomado de un libro de William Faulkner, escritor norteamericano premio nóbel de literatura en 1945. Reconozco que no he podido leer nada completo de él, llevo en el móvil descargado El Villorrio (y es un pelín coñazo, aridíllo de narices). El título del libro hace referencia a una obra de Shakespeare “Macbeth”, concretamente a un trozo de diálogo de un personaje que dice “…y después ya no se escucha más. Es un cuento /relatado por un idiota, lleno de ruido y furia…”. Pero como muchas veces en este blog estoy dando vueltas hasta llegar a donde quiero llegar. Por favor, una recomendación, no sólo os dejéis llevar por la foto principal, o el rollo cultureta de Falkner, la historia que voy a contar es “larger than life”, algo así como más grande que la vida, tan increible que no parece cierta (para aquellos que no la conozcan). Pero lo fue….

Sigue leyendo “El ruido y la furia (la belleza del mal)”

El peso del humo

Nunca he sentido esa erótica del acto de fumar. Entiendo el mecanismo de porqué se comienza a fumar, sobre todo en la adolescencia para reforzar el sentimiento de madurez, de rebeldía. Y reconozco que el tabaco ha sido un personaje imprescindible en la iconografía del cine negro, o sin ir más lejos en la estupenda serie Mad Men de la que ya hablé en otra entrada (se comenta que en los 85 episodios de la serie, los personajes se fuman 942 cigarrillos y 18 porros, mira que también contarlos, hay gente muy perjudicada). Pero este post no va de fumar, ni del tabaco, reconozco que me gusta jugar al despiste, aunque al final todo está relacionado, ya veréis. Para los cinéfilos la foto de cabecera es una enorme pista. ¿Cuanto pesa el humo?…

Sigue leyendo “El peso del humo”

El suicidio más largo de Hollywood

El 23 de julio de hace 53 años, en un apartamento de Nueva York, se apagó la luz de la estrella más triste del firmamento de Hollywood, tan sólo tenía 45 años. Diez años antes un accidente de tráfico rasgó su vida en dos, y avivó todos los demonios que habitaban en él. Poco se puede decir de un actor que entre sus 18 películas filmadas, protagonizó una que se llamaba Lonelyhearts (Corazones solitarios).

Sigue leyendo “El suicidio más largo de Hollywood”

Nuestros psicópatas favoritos (cautivos del mal)

dexter morgan graphics GIF

Desgraciadamente existen y son muy reales (asesino de chipre). Pero el cine y la televisión llevan décadas jugando esta mano ganadora, ya que estamos cautivados por la naturaleza del mal, algo en nosotros primigenio y ancestral que nos arrastra a ellos, ya que la iconografía visual nos los ha dibujado como misteriorosos, inteligentes, seductores, cultos, como ángeles de alas negras ocultos entre la humanidad. Pero tristemente la realidad es más cruel y descarnada, y no voy a entrar en ello, sólo hace falta darse una vuelta por internet y terminar asqueada con los casos de los reales psicópatas que están entre nosotros. También hay pues una habitación en el palacio de mi memoria para ellos.

Más información

El silencio entre nosotros

Este post va dedicado a tí Esther, allí donde te halles.

“Puede pasar de todo, verdad, cualquier cosa. Puedes amar tanto a una persona, que tan sólo el miedo a perderla haga que lo jodas todo, y acabes perdiéndola”. Lamentablemente mi vida ha estado llena de pérdidas, y puedo decir, y no con orgullo precisamente, que he sido yo el responsable de casi todas, incluida la de la persona que más dentro de mi alma ha estado, pero también la perdí yo. No merezco lamentarme pues. Siento que este post va a ser el más triste y oscuro.

Sigue leyendo “El silencio entre nosotros”