The girl from Blue Note

El soul y el jazz se hicieron carne en esta mujer de melena imposible

Cuando la vida entra por la puerta, la tristeza se escapa por la ventana”, es como el juego del amante en fuga y el marido despechado. Sí amigos, ni el tiempo, ni el espacio, ni la pandemia infinita, ni toda la estupidez humana concentrada en el Instagram, haran cambiar mi cripticismo. Al final es tan simple, que mi silencio en mi blog viene causado porque la vida entra a raudales por todas las ventanas del “palacio de mi memoria”, y no me deja tiempo ni para la literatura (barata, por supuesto), ni para la filosofía (de sofá), ni para otras zarandajas.

La segunda cuestión es que tengo que seguir con la necesidad de bascular entre mi bipolaridad emocional, es decir, si mi anterior blog era un cierto canto al silencioso dolor (personificado en Takeshi Kitano y su película Hannabi), este tiene que ser todo lo contrario, lleno de luz, sensualidad, sentido, sentimiento y pasión por la vida, y por una hermosa mujer con una voz tan sensual como el tacto de la nieve de primavera (gracias a mi admirado Mishima).

Una pequeña historia…érase una vez un “payaso”, egocéntrico, narcisista, con pinta de peluquero gay, y que no levantaba más de 3 palmos del suelo (vale que sí, que era un picha brava y todo eso). El común de los mortales le llamaban el “genio de Minneapolis”, pero yo le tengo poco respeto a un tío que se llamaba así mismo PRINCE (menos aún si se llama MACACO, pero eso es harina de otro costal).

Terminó reventado por una sobredosis con 57 años (otro “genio” al que le derrapaba la neurora). Pero una cosa buena hizo la criatura (in my opinion), aparte de tirarse hasta las abuelitas de las chicas de oro, descubrió a una chica de melena imposible, con el cielo tatuado en su cara pecosa, en el concierto que celebró en el 30 aniversario de su Purple Rain.

La chica es un bellezón amigos

Desde el corazón de la música country en EEUU, Nahsville, de padre cantante, y con tan sólo 3 albumes al mercado, es el futuro del jazz y el soul, y mantiene el Virreinato con nuestra adorada Jazzmeia Horn, pero empecemos por el principio…

La canción anterior está incluida en el primer album de Kandace publicado en 2016.

Existe un disensión general sobre los gustos musicales, que si los míos, que si los tuyos, que si intento sentar cátedra en este post, imponiendo mi criterio. Nada más lejos de la realidad, tan sólo se trata de fijar unos estándares mínimos de calidad, y no discutir lo que la objetividad de esos estándares marca.

Y ahora el título “La chica de la nota azul” (ya sé que la traducción está mal hecha, ya que los nombres propios no se traducen. Otra disgresión de las mías para llegar a donde quiero llegar).

En el año 1939, una vez comenzada la Segunda Guerra Mundial, se fundó en EEUU gracias a dos amigos Alfred y Francis un sello musical orientado fundamentalmente a la música de Jazz, Soul y Blues. Dicho sello sigue siendo uno de los más importantes del mundo a día de hoy (propiedad actual de Warner Music), y han grabado para él “mindundis” como Miles Davis, Thelonius Monk, Art Blakey, Bud Powell, Hank Mobley, Herbie Hancock, Norah Jones, Dexter Gordon, Van Morrison, Wayne Shorter, Patricia Barber, John Coltrain, Ornette Coleman, Elvis Costello, Jamie Cullum, Kurt Elling, Bill Evans, Annie Lennox, Carmen Macrae, Cassandra Wilson, Suzanne Vega…

También de su primer disco en 2016.

Así pues, una chica de color (indeterminado), con apenas veintipocos es fichada por la compañía de música especializada en el mundo del Jazz más importante de la historia del siglo XX y XXI. Algo más que añadir pues…

De la BSO de la sobrevaloradísima película Casablanca

Dicen que es de bien nacidos ser agradecidos, y en su último disco de 2020, Kandance rinde homenaje a todas aquellas cantantes que la inspiraron.

Una estupenda versión de Sade, ella es otra declarada “sádica” (caerá post)

Para Kandance la música es (casi) lo único que nos puede mantener cuerdos en este final del mundo por entregas que estamos viviendo (in my opinion).

Para los más observadores, Kandance se convirtió en la banda sonora de este post a primeros de año.

Doble agradecimiento, a la propia Kandance por elevarse por encima de esta marea de mediocridad y regalarnos su alma, y a tí Ada por descubrirme a esta estupenda mujer.

Derrochando sensualidad, virtuosismo y naturalidad

Y AÑADO UN REGALO EXTRA (no tiene video en directo), PERO LA CANCIÓN ES UNA MARAVILLA…..Que tiemble Diana Krall!!!!

Una respuesta para “The girl from Blue Note”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .