Forjar el carácter y la paranoia

Hace más de un año que comenzó la construcción digital de este mi palacio de la memoria. Puedo llegar a entender que después de casi 120 entradas, haya posts que repitan machaconamente temas que ya han aparecido en otros post, que todo suene un poco a refrito, a pastiche pseudopsicológico, etc. Cuando nos construimos una casa en el mundo real, las habitaciones se hayan unidas unas a otras por zonas comunes, unas habitaciones son zona de paso de otra habitación, todo está interrelacionado, pues así es la estructura de mi blog, y sigo recordando que en el fondo el origen de todo esto no fue por agradar a nadie, o mostrar lo guay que soy, o lo mucho que sé (que no Javier, que de verdad que no, que te lo aseguro).

Quien me haya seguido asiduamente, ha podido comprobar que en el fondo esto es mi testamento vital, hecho para los que me quieren, o para que me conozcan de verdad los que creen que me conocen. Y sobre todo hay una cosa que me fascina por encima de todas las demás, y es contar historias con alma, que enganchen, que dejen un poso indeleble, que puedan ser utilizadas por otros, integradas en su propio testamento vital, ese es mi mayor premio.

Un video titulado sin sentido, como la historia de mi propia vida

Hace unos días leí una vieja historia sobre el David de Miguel Ángel. “Parece ser que un niño vecino de Miguel Ángel se acercaba al taller donde el maestro del Renacimiento estaba esculpiendo la piedra de la que saldría el David, y una vez que la estatua estuvo terminada, el niño admirando el resultado maravillado le preguntó al maestro ¿como es posible que haya sacado a un hombre de una roca?, y el maestro le contestó, ese hombre ya estaba ahí escondido, yo sólo le he ayudado a salir“.

Pido de nuevo disculpas por dar vueltas para intentar explicar lo que quiero decir, el objetivo de este post es hablar del fascinante momento en que nuestra personalidad profunda empieza a aflorar, ¿en que momento de nuestra vida, tras miles de cinceladas, aparentemente sin sentido, empieza a mostrarse nuestro verdadero yo, nuestro objetivo en esta vida? En la mía hay un momento exacto, con fecha y hora, y no es difícil de averiguar.

El primer ladrillo de este inmenso edificio, domingo 5 de mayo de 2019 a las 12:09 PM

Pero hay alguien que explicó con muchísima mayor gracia que yo, cual es el proceso de construcción de un proyecto vital, lo que da título a este post.

Minuto 0:43

Han aparecido ya muchas veces en mi post, pero actualmente no hay nadie como ellos en España, el carisma, la gracia que tienen, lo buenos compositores que son, y además se alejan del mainstream, porque crecieron al margen de todo eso, porque amaban con pasión lo que hacían, lo demás ha venido rodado.

Hoy me he levantado con el pie torcido
Al incorporarme he caído
Aún quedan muchos cabos por atar

Y aquí estoy resumiendo todo lo vivido
Recordando cariacontecido
El centro que no supe rematar (como el Madrid)

Y allá voy
El mundo espera tras esa ventana
No pienso dejar para mañana
Todo lo que pueda hacer hoy

Y me sobran los días
Y me faltan las noches
Si te busco a escondidas
Solo encuentro reproches

Es tan corta la vida
Y es tan dulce el momento
Que si no hallo salida
Sin dudar me la invento


Soy una indescriptible forma de actuar y pensar
Todo un espejismo justo antes de mirarme en el espejo
Que me mira de reojo

Este post es el más Frankenstein de todos los que he hecho, es la suma de piezas de miles de partes que se hayan desperdigadas en mi blog, y la suma de todas ellas son lo que soy. Voy a hacer un ejercicio arriesgadísimo de describirme en unas pocas frases.

Mi mejor perfil indudablemente

“Tengo independencia de criterio. He llegado a considerar que escribir es mi mejor terapia para entender mi papel en el mundo (aunque no tengo ni puta idea de escribir). Yo no me considero un “rebelde”, sino un bocachancla protestón, políticamente incorrecto, ateo católico, extraño, solitario y trastornado…”

Un día caí a la tierra procedente del Planeta “Loscos”, verdad Javi?

El tema del ateísmo-católico, viene de una anécdota histórica, y jodídamente real, sacada del libro

“Se contaba en Belfast, en los años de plomo del conflicto entre católicos y protestantes, que te podían parar en un control de carretera, y te preguntaban ¿de qué religión eres? y un tipo contestó ateo (para no meterse en líos, ya que no sabías de que filiación eran los que te paraban, y en función del resultado de la pregunta te podías meter en un lío gordo). Y el del control de carretera le respondió ¿pero ateo católico o ateo protestante?” Pues yo soy ateo católico, y lo digo con mucho orgullo. Tampoco espero que todo el mundo entienda mi humor vamos…

Mi admiradísimo irlandes

Jolín, llevo casi medio post y no me he metido con nadie, ni me he reído del Sabina, ni he dicho ningún exabrupto, estoy totalmente desconocido. Y ahora voy a hacer una dura autocrítica, que había una imbécil que no le gustaba que me metiera conmigo mismo (huy ya he jodido lo de los insultos).

Vamos a ello
  • Le doy muchas vueltas a las cosas, vamos que soy un disperso del copón
  • Creo que soy más interesante de lo que soy, y aburro hasta a las ovejas
  • No tengo ni puta idea de escribir
  • No me gusta Sabina, ni Leiva, ni el reggaeton, ni Rosalía, ni el resistiré del Dúo Dinámico, ni Alejandro Sanz (y lo ví en un concierto, pero me invitaron), ni Amaral, ni Mecano, ni Lady Gaga, ni Dani Martin, ni el 99,50% del resto de la música actual (incluyendo a Rozalen)
  • Soy bastante pibonéxico
  • No me gusta el Broncano (es un gilipollas graciosete), ni el imbécil de Ignatius Farray, y en general el stand up español (copiadito de los americanos, y luego vamos diciendo, que gilipollas los yankis)
  • No soporto los analfabetos funcionales (amigo luego no digas que no te lo advertí)
  • Soy muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuy intenso (demasiado para mi gusto, pero es lo que hay)

Y a quien le interesen mis referentes, que también han contribuir a forjar más mi paranoia que otra cosa…

Tengo la mismita expresión de ajo que él, y es que no te sale ni una puta arruga, probadlo por favor

Y la maravillosa actitud de este grandísimo actor, metido en el personaje tan estupendo de Harry Bosch.

O el estupendo gusto musical de Bosch

Soy un hombre de un pequeño pueblo, consciente de mis carencias, de mis extravagancias, y de mi jodido carácter, difícil de querer, y más jodido de entender, siempre seré un pueblerino, y mis querencias en la vida son la vida en la costa, la lascivia, el egocentrismo, la autocomplacencia, las calles de las ciudades, el conjunto de una vida vivida por un libertino sin dinero, independiente, educado y un poco macarrilla, que le gustaría estar en cualquier parte menos aquí. (esta parte está copiada de mi padre espiritual)

Jean-Louis Lebris de Kérouac – JACK KEROUAC

Pero tras toda esta perorata, tan sólo se esconde una persona que escribe porque lo necesita para poder entenderse, que no espera ser leído (aparte de por mí mismo), que a veces los que más me quieren no pueden encontrar el camino hacia mí, pero de verdad que lo hay, aunque es angosto, retorcido y a veces la persona que lo inicia se termina perdiendo sin remisión.

El camino que conduce hasta mí

Pero en el fondo anhelo ser una persona corriente…

VENGA YA, OS LO HABEIS CREIDO, JA, JA, JA, JA, ZAS EN TODA LA BOCA.

Y termino como empecé, con estos maravillosos BOCACHANCLAS que no dejan títere con cabeza…

El club de HACIENDO AMIGOS A TODA COSTA

2 respuestas para “Forjar el carácter y la paranoia”

  1. Estimado Howard , tú nos regalas a través de tus palabras las experiencias vividas , tus reflexiones , tu conocimiento. Compartes tus estados de ànimo y haces que los que te leemos nos sumerjamos en tu mundo ,ayudándonos a afrontar nuestras propias realidades.

    Gracias por construir frases llenas de sentimiento que en esta ocasión han hecho que me provoques sonrisas y hasta carcajadas .

    Me gusta

    1. Muchísimas gracias Lu, a veces me pongo muy pesadito contando cosas personales, pero algunas de ellas son cuestiones universales, como moldear el carácter, buscar lo que nos motiva y para lo que estamos dotados, y sobre todo reconocer que somos MARAVILLOSAMENTE IMPERFECTOS, ya sabes que según Bertrand Russell sólo los imbéciles están seguros de todo. Y sobre todo reirse de uno mismo cada día de nuestra vida, es el ejercicio más sano para no perder la cordura en este mundo de locos desquiciados ignorantes de que lo son.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .