Nina

A veces, y cuando menos lo esperamos, alguien se presenta en nuestro “hogar” de repente, sin esperarlo. Puede ser una hermosa sorpresa, o un jodido coñazo. Si se trata del primer caso, siempre somos capaces de hacerle un hueco, de la manera que sea, durmiendo en el sofá, o en un saco de dormir, aunque la nevera esté vacía (y ocupada por los ratones), o las pelusas campen a sus anchas por el pasillo de casa, como los matojos esos que ruedan por las películas del oeste.

Esto es lo que me ha ocurrido esta vez. No esperaba “la visita”, no estaba preparado, pero alguien tocó a la puerta del palacio de mi memoria, en silencio, sin hacer mucho ruido, entró de forma tranquila y pausada, y se ha ganado un lugar en el palacio de mi memoria. Y lo más hermoso, llevaba bajo el brazo un maravillo disco de esta señora que luce tan estupenda en la entrada del post, la inmortal NINA SIMONE…

Versión de la canción de mis odiados Beatles (y no va con segundas)

Como soy humano, y como decía George Orwell en su estupenda novela “Rebelión en la Granja” (zas en todos los morros del comunismo soviético) “Todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que otros”, yo soy algo más humano que otros, quiero decir, más imperfecto y me equivoco más. Quiero corregir una afirmación que he hecho en uno de mis post anteriores (la belleza de la autodestrucción), sobre la santísima trinidad del Jazz femenino, que comenté era Billie Holliday, Ella Fitzgerald y Dinah Wahsington (cuando realmente era Sarah Vaughan). Realmente no tiene mayor trascendencia, y demuestra que sé de jazz lo mismo que de espárragos (verdad pequeña?). Pero en ese olimpo de cantantes de jazz, entre las 5 primeras aparece esta ENORME MUJER, que además de cantante era también interprete, tocaba maravillosamente el piano. THE PIANO WOMAN. Pero se la conocía como THE HIGH PRIESTESS OF SOUL (la gran sacerdotisa del soul).

Un prodigio al piano

Cantante de una enorme personalidad, que se refleja en sus canciones y su forma de tocar. A la hora de cantar pasaba del susurro hasta casi el grito, modulando su voz en función de los sentimientos de la canción, con enormes y llamativas transiciones, pero jugando magristralmente con el silencio cuando así se requería.

Durante mucho tiempo en su carrera se le consideró de una personalidad altanera, complicada, vulnerable y llena de pasión (parace que me estoy describiendo joder, pero yo tengo el mismo talento que la Belén Esteban, vamos). Pero nos regaló joyas como ésta…

El nombre artístico de Nina Simone lo adoptó en 1954. Nina era el alias que le había dado un novio (la palabra “niña” en español, pronunciada por un angloparlante), y Simone lo tomó de la actriz francesa Simone Signoret a la que había visto en la película “Paris, bajos fondos”.

Nina fue una enorme defensora de los derechos civiles en los años 60, cuando la situación de los afroamericanos en Estados Unidos era más complicada que hacer topless en una playa de Arabia Saudí. Bromas aparte, realizó varias canciones de tema político, y participó en homenajes a víctimas de blancos supremacistas.

Debido a algunas desavenencias con el fisco norteamericano, por su protesta contra la guerra de Irak, y sobre todo tras el asesinato de Martin Luther King, Nina decidión abandonar los Estados Unidos en los que nunca volvió a residir, recorriendo en los siguientes años Barbados, Gran Bretaña, Irlanda, Sudráfrica, y al final se estableció definitivamente en Francia, donde moriría a los 70 años en el año 2003.

La niña que peleó por llegar a lo más grande de la música como la primera mujer negra concertista de piano, que “sólo” se quedó en una grandísima cantante y música de jazz, ya que no tenía recursos para llegar a su sueño.

La mujer negra que sufrió la segregación desde bien joven, y peleó por su gente y sus derechos hasta el día de su muerte.

Gatos nocturnos y callejeros con alma de jazz, la REINA DE LOS GATOS CALLEJEROS

Netflix tiene en su catálogo un estupendo documental sobre la dura vida de esta mujer, que recomiendo encarecidamente.

Dejo el enlace donde se puede ver gratis

Bienvenida al Palacio de mi Memoria para siempre….

One Reply to “Nina”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .