Blood from nowhere, Irish heart

Invadidos, Esclavizados, Sacrificados, Famélicos, Exiliados, Divididos, Degradados. No se emplea a los Irlandeses, y aún así , sobrevivimos.

“Abro los ojos tras un desvanecimiento, tengo las manos atadas a la espalda, el agua de lluvia me cae sobre la cara, haciéndome ver todo borroso, estoy en un patio gris y sucio, de altos muros, donde apenas entra la luz de un nuevo día, y no recuerdo que día es hoy…Poco a poco distingo a mis compañeros a mi lado, igual que yo, las manos a la espalda y la mirada al suelo… Ruido de fusiles montándose, de botas militares en las piedras del patio, gritos, insultos, rabia, ira, desprecio…Uniformes militares ingleses, como funestos mensajeros de la muerte…Nuestro delito, amar a nuestra patria por encima de nuestra vida…Ruido de disparos, fuego ingles que atraviesa mi cuerpo, y parte mi corazón irlandés en dos…Antes de caer al suelo comprendo que hemos vencido…”

Ya no creo en otra vida, en el más allá, pero si tengo la convicción ardiente de que en otra existencia anterior mi corazón fue Republicano (irlandés), atravesado por una bala inglesa, que guardará el odio contra el opresor más allá del tiempo y del espacio, más allá de la razón y la compasión, que nunca doblará la rodilla ante la Union Jack, que nunca le cantará a una reina, que pervivirá en todos los que nos sucedan, porque aquel día de 1916 ganamos al conquistador, y le demostramos al mundo con sangre, que podíamos doblegar a un imperio, y así lo hicimos, pero el perdón por la humillación recibida durante 700 años, jamás anidará en nuestro corazón…Dios salve a Michael Collins.

Sangre irlandesa, corazón inglés, de esto estoy hecho
no hay nadie en la tierra al que le tenga miedo
Y ningún régimen puede comprarme o venderme

Steven Patrick Morrissey nació en 1959 en Lancashire, Inglaterra, pero es hijo de unos inmigrantes irlandeses de clase obrera. En su hermosa y dura canción habla de la complicada relación entre ambas naciones, uniéndolo con la dualidad de su propia vida, irlandes de sangre pero nacido y criado en Inglaterra (Morrissey dará para otro blog, porque es muy bocachancla, y no para de meterse en charcos dia sí y dia también).

No sé sinceramente de donde me viene la pasión por este país, es algo que llevo en el alma, y el título del post es algo así como “Sangre de ningún sitio, corazón irlandés”. Ya he dicho en la introducción del post, que me imagino que en otra vida fuí un rebelde irlándes que peleó por la independencia de su país, y que tras morir fusilado por los ingleses, me reencarné en un gris andaluz, es un hermoso sueño la verdad.

Cliffs of Moher, los acantilados más impresionantes de Europa

Hace no mucho tiempo descubrí que la pasión por este país tiene un hermoso nombre, Hibernofilia, la pasión por Irlanda. Hibernia es el nombre latín de la Isla de Irlanda, y se cree que pudo deberse a la latinización de una tribu celta llamada iverní. Pero es un hecho cierto que Roma nunca conquistó ni colonizó Irlanda. No así pasaría siglos después con la perfida Albión, que sí conquistó, esclavizó, humilló, y casi hizo desaparecer la cultura irlandesa. De eso hablaré en próximos post con más detalles.

Maravillosa canción tradicional irlandesa, atentos a partir del minuto 2´15´´

Pero la pasión por este país no se busca, te nace de dentro, te va consumiendo como la llama al cigarrillo, hasta que un día descubres que dejarías todo lo que tienes, te echarías una mochila al hombro, y te perderías entre el jodido tiempo brumoso de este hermosísimo país. Que, a fuerza de sangre, humillación, y muerte, este país ha aprendido a plantarle cara al más cabrón invasor que pudo existir sobre la tierra, el pueblo inglés, que durante más de 700 años los tuvieron bajo su implacable bota represora. Dejo aquí una recomendación de la hermosa serie de Netflix Rebellion, sobre el levantamiento irlandés contra los ingleses, a primeros del siglo XX.

Irlanda es un experiencia sensorial sin igual, el verde de sus praderas y sus campos, la belleza salvaje de sus playas, su tiempo brumoso, sus acantilados, sus ríos.

Pero Irlanda es sobre todas las cosas su gente. Aquellos que no perdieron la alegría de vivir tras estar durante siglos esclavizados, y humillados por los ingleses. Que no permitieron que muriera su cultura, ni su lengua, ni su música, aunque tuvieron que adoptar gran parte de la idiosincracia inglesa. Pocos saben que a los irlandeses se les llama los “andaluces del norte”. Tienen tanta retranca que cuando hablan de su whiskey dicen que es el mejor del mundo, pero que el escocés es más conocido porque los escoceses lo venden al resto del mundo. Los irlandeses no lo venden, se lo BEBEN.

Pero este pueblo que tuvo que luchar para sobrevivir, hasta la letra de su himno se llama la Canción del Soldado.

Que el Dios de los irlandeses republicanos guarde en su gloria el alma de todos aquellos que derramaron su sangre por la libertad de su pueblo, por expulsar al inglés del último rincón de Irlanda, y que no habrá paz para este pueblo hasta que toda la isla de Irlanda se vea libre del yugo inglés. DIOS SALVE A IRLANDA.

3 Replies to “Blood from nowhere, Irish heart”

  1. Desde hace mucho tiempo no creo ni en Dios que salve nada, ni en Patrias, ambos “amos sin sentido”.Creo en una pequeña patria:yo y cada uno de los “yo” del mundo.
    Viisto como hemos visto en el pasadoo y viendo lo que vemos,las patrias o el patrioterismo al que siempore se llega no es más que la aspiración de un grupo (casi siempre con un valor económico y/o político)por aspirar a forjar una tierra que se enfrenta sin sentido a otro grupo que es o un imperio o lo ha sido. O a un grupo religioso que aspira a mantener su religión ante otro o algo semejante.
    Para ello, ondean coloridas banderas al viento llenas de ardor patriótico, y de sangre derramada. Se lanzan consignas y cánticos heroicos, lenguas que no sirven para entender al otro sino para parapetarse en la propia y así sin cesar por años, por siglos, Magnífica escusa para no dejar vivir al tolerante y dar alas a la intolerancia;eso sí, orgullosos por enterrar a muertos llenos de honor y gloria.
    No me gustan los nacionalismos vengan de donde vengan y tengan la aureola que tengan. No soy dado a ensalzar estos episodios, ni actuales ni históricos.
    Ninguna lucha por la nación o por la patria han sido iguales, es cierto, sin embargo, no puedo evitar creer que sí hay algo que las une y es esa malldita idea de que el otro en el enemigo, el otro el contrario, el otro es quien me quiere quitar, el otro,… Y entonces hay que formar la idea ,no de vivir y trabajar por el yo sino de ser contrario al otro. No se trata de ser de un equipo sino de ir contra el otro.
    Este tipo de ideas, para mí, han servido para insuflar odio en el que vivir con dignidad y “cómoda” existencia gracias a los beneficios que generan a los que dirigen la lucha y a quienen trafican con ella. Y ya deberían de haberse superado hasta de nuestro idearium universal tras tantas experiencias.
    Y poco más. Nunca admitiré en mi yo que sea exalzable. Nunca,ni tan siquera literariamente.

    Me gusta

    1. No suelo ser tan duro, pero esto no es un espacio de opinión libre. El blog es mío, hablo de lo que quiero, y sostengo mis propias opiniones, y en este caso, específicamente, estoy hablando de la historia de Irlanda y el nacionalismo irlandes. Si no conoce la historia de este jodidísimo pueblo, por favor métase su opinión en el bolsillo. Que coño haría usted si llegan unos extraños a su pueblo, matan a los hombres de su familia, violan a las mujeres de su familia, los echan de su tierra y de su casa, y los tratan como animales durante 700 años? Con toda la educación del mundo, váyase al carajo, y lea un poco más de esta jodidísima nación, que tuvo los cojones de doblegar al imperio británico, algo que ni siquiera consiguió la Alemania Nazi.

      Me gusta

  2. Jamás osaría poner una coma a quien es el propietario de este blog.

    Quizá no he sido lo suficientemente explícito y voy a corregirme. Quería poner en evidencia a los que provocan el nacionalismo, los inductores, los verdugos, los qué en aras de una malentendida y forzada superioridad acometer tropelías y desmanes sin consecuencias. Me refería a los ingleses o a tantos y tantos grupos, etnias, pueblos, naciones que han llevado a cabo exterminio de otros.

    Ni he nombrado ningún país o nacionalidad en mi comentario.

    He estudiado mucho y mucha Historia y sigo haciendo cada día, por ello conozco muy bien como Europa, sin ir más lejos, ha sido asolada durante casi dos siglos por esta ideología . Todavía tengo recuerdos de imagenesde televisón de hace muy poco en mi retina, Por eso sé de lo que hablo.Por ello no me gusta el nacionalismo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.