Lágrimas

Enlazando con el post anterior donde Joker no podía llorar, y en los momentos de más tensión emocional reía descontroladamente para expresar su más profunda pena, hoy dedico toda una habitación del palacio de mi memoria a las lágrimas, al acto de llorar.

Pero llorar no es un acto exclusivamente humano, un zoólogo francés descubrió que los animales también lloraban en momentos de dolor, tristeza, estrés, etc. Así pues, en nuestra absurda superioridad como especie, en este aspecto estamos igualados como el resto de los animales. Yo personalmente no he sido muy llorón, la verdad, pero en los últimos tiempos las lágrimas me han acompañado de forma constante en mi vida. No creo que vivamos en un valle de lágrimas (que risa con la iglesia y sus imbecilidades), pero sí son un elemento que convive con nosotros, y yo le dedico una entrada en exclusiva, porque me van a acompañar durante mucho tiempo más.

Llora por lo que nunca hiciste,
por lo que nunca fuiste
y quieres ser ahora…

Ya comenté en otro post que parece que los hombres que somos sensibles, somos unos peligrosos gays encubiertos (según una imbécil de parche en el ojo). Pero no es así, estoy seguro de ello. No debemos ocultar nunca nuestros sentimientos más profundos. Aquello que no sale envenena nuestra alma, y nos separa de aquellos a quién amamos. Pero no todas las lágrimas son igual, por supuesto que no.

Las más duras de todas son las que salen de un padre por la pérdida de su hijo. El grandioso Eric Clapton perdió a su hijo de 4 años en un accidente en 1991, y compuso esta maravilla de canción.

Sabrías mi nombre
¿Si te veo en el cielo?
Será lo mismo
¿Si te veo en el cielo?
Debo ser fuerte y seguir adelante
Porque sé que no pertenezco aquí en el cielo
¿Me tomarías de la mano?
¿Si te veo en el cielo?
¿Me ayudarías a pararme?
¿Si te veo en el cielo?
Encontraré mi camino a través de la noche y el día
Porque sé que simplemente no puedo quedarme aquí en el cielo
El tiempo puede derribarte, el tiempo puede doblar tus rodillas
El tiempo puede romper tu corazón, ¿estás rogando por favor, rogando por favor?
Más allá de la puerta hay paz, estoy seguro
Y sé que no habrá más lágrimas en el cielo …

También son muy duras las provocadas por la injusticia, la cobardía y la infamia. Mi padre tuvo que derramar unas cuantas hace no mucho, para defenderme de una sarta indecente de barbaridades, ante un representante de Dios (de cual de ellos imbéciles). Pero prometo que llorarán sangre los responsables.

Las que más perduran son las lágrimas que recibimos por el amor no correspondido, o por que nos han destrozado el corazón. Siento como un puñal en mi alma cada lágrima que he provocado en aquellas personas que me han amado, y ni todas ellas juntas podrán lavar el dolor que he sufrido por ello, pero mi sufrimiento no es ni una milésima parte de lo que yo he provocado, y esa es la condena eterna que arrastro en vida.

Ya repetí este video en “Nuestro trozo de soledad”

No, no te pediré que me abandones
No puedo darte lo que crees que me diste
Es hora de decir adiós a las mesas giratorias
A las mesas giratorias
Bajo cielos embrujados te veo
Donde se pierde el amor, se encuentra tu fantasma
Enfrenté cien tormentas para dejarte
Por mucho que lo intentes, no, nunca seré derribado
No puedo seguir el ritmo de tus mesas giratorias…

Pero las que más he sufrido han sido cada vez que he vuelto de ver a mi hijo, tras las rejas del patio de su colegio, cuando me daba su pequeña mano a través de las rejas, cuando me decía “Papá te quiero”. Esas me han quitado un año de vida cada una de las que he derramado. Ahora cuando escribo esto, la pantalla del ordenador está borrosa, y el alma la tengo rota, pero que importa una tragedia más en este océano inmenso de tragedias, verdad?

Pero son muchas las que derramaré en los próximos meses, todo por lo que he luchado en estos dos últimos años, por lo que me he dejado hasta la cordura, se lo llevará un miserable papel que tengo que firmar, y quien ha sido la otra parte de mi alma, partirá sin fecha de retorno. Y lo siento pero ya no puedo seguir con este post, que quedará incompleto como mi propia vida frágil y desequilibrada…

One Reply to “Lágrimas”

  1. Creo que hay temas tan íntimos, tan dolorosos que no existen palabras que sirven para casi nada, salvo para hacer constar la fragilidad de nuestra existencia y la banalidad de una persona ante otra que sufre.La impotencia de los gestos ante quien llora o ante quien padece injusticias.

    Creo que el único valor es permanecer incondicionalmente sosteniendo el apoyo firme y solidario con quien padece.

    Al menos, so es lo que yo procuro.

    Espero que sea notado por el destinatario.Y sería una gran satisfacción sin paliativos que le sirviera.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.