Mutantes

Mutante es aquello sometido a una mutación. Mutar, por su parte, es cambiar, modificar o alterar algo. El uso más habitual del concepto de mutante está asociado a los organismos que mutan debido a un cambio en su estructura o su composición.

Lo siento para quien piense que vamos a hablar de lobeznos, mentalistas, u otros personajes de similar pelaje. En mi viaje interior he pasado de una credulidad infantiloide a una incredulidad militante, la ciencia es lo que nos hace vivir tan bien como los hacemos, por mucho que se empeñen “payasos-suicidas” como los antivacunas, en contarnos milongas de que corremos peligro, vivir es la primera causa de muerte estúpidos, lo que no está vivo no puede morirse. Reconozco que hoy vengo cañero, esta mañana se me ha olvidado tomarme la pastilla antiimbéciles. También voy a utilizar este blog, por primera vez, para contestar a una persona (que me da muchísima caña, y a la que admiro profundamente)…

Vuelvo a repetirme, pero es que el estribillo me viene al pelo
“…hay tanto idiota ahí fuera…”

Dando vueltas por internet encontré la siguiente noticia:

MUJER SORPRENDE A LA CIENCIA POR TENER UN GEN MUTANTE

Sorprendentemente, científicos descubrieron que una mujer, de 66 años de edad, tiene un gen mutante, por lo que no siente dolor.

De verdad que la ciencia no deja de asombrarnos, y en este caso aún más, ya que si son capaces en los próximos años de comercializar una “pastillita” que modifique ese gen, serán capaces de eliminar todo el dolor del mundo. Pero entonces…les joderíamos el chollo a los farmaceúticos (zas en toda la boca)…

Y la mitad de los médicos y sanitarios del mundo se irían al paro (pobrecitos!!!!!!!)…

Javier no llores criatura…

Y lo que es peor aún, ESTE JODIDO POST NO TENDRÍA NINGUNA SUSTANCIA, Y SE IRÍA AL CARAJO…(madre mía, y yo que pensaba vivir de esto).

De todas formas, dejo el enlace de la noticia para quien quiera leerlo entero.

Ahora totalmente en serio. Para quien no lo conozca, Javier Sainz Lorca, es mi más ferviente seguidor, el más crítico, el más exhaustivo, y muchas veces un poco intensito (te lo digo con todo el cariño del mundo). Si yo soy Sherlock Holmes, él es mi Moriarty, somos el Yin Yan del “existencialismo en zapatillas”. En una de nuestras mayores trifulcas, hablando sobre de donde sacaba tanto tiempo yo para ver, escuchar y leer sobre de lo que escribo, nos enredamos en un bluce sin fin (me voy a permitir trascribir lo que pone en sus comentarios, y lo que yo le contesto, que aparecen en el post “Protocultura” del siglo XXI):

Javier:...Me gustaría que nos contaras el secreto para poder aprovechar el tiempo como haces con tantas lecturas, películas, seríes, música, viajes, vida familiar, trabajo, obligaciones domésticas y sociales….. Parece fueras un mago del tiempo.

Yo:Y el truco en mi caso es que soy un insomne graduado, apenas duermo 3 ó 4 horas, y no necesito mas.

Javier: Mi condición en ocasiones tuerce mi voluntad de simple persona. Reconozco que no puedo dejar al margen mi profesión y tengo que escribir esto para quien lo quiera.Tal y como haces tú con todo el derecho. Yo usurpo tu espacio. No lo digo yo, coincidimos miles de profesionales en nuestros encuentros y revistas especializadas.
Dormir poco produce ansiedad, depresión, pesadillas y otras enfermedades psicológicas; pensamientos negativos y nos atascamos en ellos. Además de favorecer enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes ya que dormir bien es esencial para la regulación metabólica. Ayuda a llevar una dieta inadecuada y por ello a la obesidad. Menor rendimiento físico e intelectual porque limita la capacidad cognitiva disminuyendo la capacidad de análisis crítico de la propia conducta. Disminuye la capacidad de atención, cuestión peligrosa para tareas que requieren una concentración importante. Reduce la recuperación de la memoria y del aprendizaje.
Pasar tres días consecutivos durmiendo 4 horas o menos mata células del cerebro. También al cerebro le cuesta limpiar las proteínas qe forman las placas que causan la enfermedad de Alzheimer y la demencia.
Es negativo, en resumen, para el índice de masa corporal (obesidad), para la presión arterial, para el estómago (leptina), para el páncreas (diabetes), para los reflejos…
Por esto y alguna cosa que me dejo al margen, suelo recomendar dormir al menos 7 horas y hacerlo yo mismo. Es cuestión de salud física y mental. Y por ello no me cuesta renunciar a determinadas actividades. El final es inevitable, pero mientras llega, habrá que procurar sentirse bien sin necesidad de dietas extrañas o actividades desorbitadas.

Yo: Hace muchos años un médico me dijo que lo de dormir 8 horas era un mito. Entiendo que lo hablas son generalizaciones aplicables a una gran cantidad de personas, yo no he dormido nunca más de 3 ó 4 horas, y tengo una energía desbordante, sobre todo desde que cambié mi alimentación. Lo de la enfermedad de estos meses ha venido por un problema personal muy serio derivado de mi separación. Una venganza en toda regla.

Javier: Y como parece que no te gustó lo que te envié, he buscado algo que tenía elaborado para una charla y retomado de allí y de aquí para reafirmarme en mi postura acerca de la importancia de dormir las horas adecuadas.
Mencionas también que se trata de generalizaciones. Bueno, eso es lo que busca el método científico: partir de experiencias, sacar conclusiones más generalistas para aplicar a la sociedad. Se generaliza de las consecuencias que se estudia. Así se llegó a la aplicación de las vacunas, de las consecuencias del tabaco, o se descubre el cambio climático, se estudian las consecuencias negativas de ello, las repercusiones de las drogas,….Porque supongo que estarás conmigo en que gracias al avance científico(entre otras cuestiones) el desarrollo de la sociedad ha avanzado de forma espectacular (no siempre para bien, eso también hay que dejarlo constar) Y que también estarás en que eso que llamamos prácticas pseudomédicas no son lo más recomendable para determinadas enfermedades. O quizá seas de los que estás en contra de las vacunas y a favor del poder sanador del agua del mar (beber) o de la aromaterapia.

Yo: Te doy las gracias por el esfuerzo, pero te aseguro que nunca he sido un dormilón empedernido, ni he necesitado de 8 horas para sentirme bien, quizá sea una aberración de la naturaleza, no lo sé.

Javier: PRIVACIÓN DE SUEÑO
La falta de sueño no es ninguna broma. El sueño en los bebés es fundamental para su desarrollo en muchos ámbitos. Usar el sueño como elemento de tortura nos es conocida no sólo por el cine sino por ser técnicas usadas en Guantánamo para el interrogatorio de lso prisioneros. Desde el siglo XV se pudo documentar por Hipólito de Marsilio la privación del sueño como método de tortura de la Inquisición.
Pero, ¿qué sentido tiene dormir? Desde el punto de vista evolutivo, no parece muy inteligente que un animal se pase un tercio del tiempo inconsciente, de noche, convirtiéndose en una presa fácil para cualquier depredador que pase por ahí
En el caso del hombre, aunque no se sepa con total seguridad por qué dormimos, está claro que necesitamos dormir. Sobre todo por culpa de nuestro cerebro.
Mientras estamos despiertos las neuronas establecen conexiones entre ellas como resultado de nuestras experiencias. Si nos hemos quemado con una sartén caliente, en nuestro cerebro asociaremos el concepto de sartén con el dolor de la quemadura,
creando un recuerdo y una respuesta que evite en lo posible que nos vuelva ocurrir. Esto ocurre millones de veces al día.
Durante el sueño, nuestro cerebro se dedica a “podar” estas conexiones, eliminando aquellas que no son importantes, y reforzando las que sí lo son. Los sueños parecen ser parte del proceso, una especie de simulador en el que se ensayan distintas respuestas, especialmente emocionales, a las experiencias adquiridas. Nuevos descubrimientos indican que además se produce un proceso de “lavado” durante la noche en el que el cerebro elimina subproductos neurotóxicos que se acumulan durante las horas de vigilia. La cantidad de sueño recomendado para adultos está entre siete y nueve horas al día, pero pocos humanos lo cumplen.
Dormir menos de siete horas no solo es un problema de cansancio. Hay consecuencias físicas bien estudiadas:
• Más grasa corporal: los estudios avalan que quienes duermen menos de seis horas tienen 7,5 veces más posibilidades de tener sobrepeso, independientemente de los niveles de actividad física, factores demográficos o historial familiar.
• Trastornos del apetito: la restricción del sueño en estudios controlados manifiestan una bajada significativa de la hormona leptina (la que te dice que has comido bastante) y un aumento de la grelina (la hormona que te da hambre). Además no era una hambre cualquiera, sino antojos de alimentos densos en calorías, especialmente azúcares.
• Menos masa muscular: cualquier atleta te dirá que los músculos se hacen en la cama. Durante la noche aumenta la secreción de la hormona del crecimiento, que estimula la reparación de los tejidos, desde la piel hasta los músculos, pasando por los pulmones y las uñas. La falta de sueño interfiere con este proceso. En estudios en que voluntarios se someten a una dieta de adelgazamiento, en dos semanas todos pierden peso, unos tres kilos, pero quienes duerme 5,5 horas pierden menos grasa y más músculo que quienes duermenn 8,5 horas. Además, desciende su metabolismo, haciéndolos más vulnerables al efecto rebote.
• Riesgo de diabetes: la sensibilidad a la insulina es básicamente la capacidad de tu cuerpo para procesar el azúcar. Cuando te vuelves resistente a la insulina, la glucosa en sangre se mantiene elevada durante más tiempo, con lo que hace falta más insulina cada vez para obtener el mismo efecto. Cuando el sistema se rompe, tienes diabetes tipo 2. Como era de esperar, se ha comprobado que basta con una sola noche de insomnio para reducir la sensibilidad a la insulina en el hígado y otros tejidos.
• Más estrés: la falta de sueño afecta al eje hipotalámico-hipofisario-adrenal, el sistema que parte del cerebro y controla nada menos que el metabolismo, la digestión, el sistema inmunitario, y sobre todo, el estrés. Por la mañana sube el cortisol, la hormona del estrés, para ayudarnos a despertar, y desciende a las pocas horas. Pero si se altera el sistema por falta de sueño, el cortisol se mantiene elevado hasta la tarde, con todo lo que lleva de regalo: más posibilidades de sufrir enfermedades, más irritabilidad y, cerrando el círculo, menos sueño la noche siguiente.
• Menos cerebro: la privación total de sueño tiene efectos graves a largo plazo, como pérdida de memoria, o la creación de recuerdos falsos. Pero incluso una privación parcial puede afectar a funciones cognitivas como la memoria de trabajo, la atención y la toma de decisiones. Tras 17 horas sin dormir, mostramos la misma merma en nuestras capacidades que con una concentración de alcohol en sangre del 0,05, por encima del límite legal para conducir.
• Menos esperanza de vida: durmiendo menos horas parece que tienes más tiempo para vivir, pero siento aguarte la fiesta, porque en realidad vives menos. En una revisión de 17 estudios sobre el sueño, quienes dormían entre cinco y siete horas tenían una mortalidad un 12% mayor.
• Peor sexo: al estudiar a hombres sanos y jóvenes a quienes se hizo dormir solo 5 horas al día durante una semana se comprobó que la testosterona había descendido hasta en un 15%. Por el contrario, por cada hora más de sueño, las mujeres de un estudio vieron cómo se incrementaban en un 14% sus posibilidades de tener sexo con su pareja.

Tomaremos aire con un poco de música

Pues amigo Javier, lamento decirte al respecto de mis horas de sueño, que la ciencia te acaba de dar un ZASCA EN TODA LA BOCA (a tí y a buena parte de la comunidad científica).

Pues sí querido, resulta que hay base científica para lo que te planteaba sobre mis horas de sueño, de hecho cuando escribo esto son las 3:30 de la madrugada, y mañana te diré a que hora me despierto. A las 4:30 de la noche seguía despierto, y hoy me he despertado a las 7:30, y ya estoy trabajando.

PD. Necesito ponerme en contacto contigo Javier por vía privada, mándame si quieres una dirección de mail en un comentario, yo no permitiré su publicación, pero sí podré verla yo. GRACIAS Y DEDICADO A TÍ.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .