Un lugar en el mundo (dejar huella)

Rey sol, me entrego a ti
Quebré el timón, no sé seguir… 
Probé a saltar sin red ni hogar
No sé volver, no sé hacia dónde ni con quién

Todos tenemos un lugar en el mundo, pero no me refiero al espacio físico donde vivimos, o donde nos gustaría vivir, o de donde venimos, es algo más profundo, algo más intangible. Es el lugar que ocupamos en el mundo, el que nosotros o el destino nos han marcado, el que nos pertenece, el que nos hace sentirnos nosotros mismos, el que hace que nuestra vida tenga un sentido, una dirección marcada, una meta, UN SIGNIFICADO.

Para mí este es el post más importante de los que voy a escribir, porque quiero ayudar a alguien que creo que lo necesita (llena de cicatrices como yo), a poder encontrar ese lugar en el mundo, porque en mi vida ya ha dejado una huella indeleble.

Cualquier día en el mundo, a la vuelta de la esquina, el destino nos espera, y a veces nos devuelve con creces algo que perdimos, otro día cualquiera. En cualquier lugar que nos encontremos, en una gran ciudad con un corazón palpitante y hermoso, como esta que nos enseñan Vetusta Morla.

En la profundidad esmeralda de tu mirada he visto la desazón, la duda, la pérdida existencial, el anclaje en un lugar del tiempo y del espacio indeterminado, tú que caminas por la vida sin pausa, con paso firme, con unas ganas de vivir tan inmensas como tus ojos. He visto tu maravillosa y humana fragilidad, como la que yo veo siempre que me miro al espejo, pero yo he aprendido a nadar en ese océano de incertidumbre, tuve que ahogarme, y morir, para renacer mil veces más fuerte. Sólo de tí depende que quieras aprender a nadar en ese mar, yo estaré aquí (al menos por 11 años). No dejes que te arrastre la DERIVA.

“Habrá que inventarse una salida, ya no hay timón en la deriva”

Como dice Vetusta Morla “cada cual que tome sus medidas, HAY ESPERANZA EN LA DERIVA”. Esta no es una historia de héroes o villanos, ni de agresores o víctimas, la historia de nuestras vidas es una historia de amor, placer, dolor, fragilidad, duda, lágrimas, y un deseo inconmensurable de encontrar nuestro lugar en el mundo.

La más límpida belleza no está en el objeto que se contempla, sino en los ojos del que mira. YO he visto la belleza más allá de tu imagen, la que se esconde en tu sinceridad, en tus gestos, en tu hermosa fragilidad, en tu ternura, la que se esconde en el hueco de tu abrazo. Hoy me has hecho el regalo más hermoso que una persona puede hacer a otra, la BRUTAL SINCERIDAD, pero no la que hiere, sino que reconforta, la que construye, la que une….

Los mejores momentos de la vida son como el vuelo de una mariposa, silenciosos, casi imperceptibles, necesitan que toda nuestra atención esté focalizada en ese momento, porque en un segundo desaparecerán para siempre, y no volverán jamás, ese momento concreto se perderá en la inmensidad del tiempo. Hay gente que vive una larguísima vida y es incapaz de apreciar esos momentos. Yo he vivido casi medio siglo, y tú en apenas 5 días me has enseñado a apreciar esos momentos, tienes la capacidad de hacerlo, está dentro de tí, sólo tienes que desandar la senda equivocada y volver al camino que te ha hecho ser lo que eres hoy, un maravilloso e imperfecto ser humano, que me ha enseñado a vivir sin miedo. Que me ha enseñado de nuevo a RESPIRAR.

“No hay principio ni final, sólo lo que quieras ir contando…”

Y heme aquí, haciendo casi lo único que sé hacer, abriéndome el pecho y sacando trozos de mi alma, esto es todo lo que poseo, y lo pongo a tu disposición, para que le des el uso que estimes mejor. ESPERA SIN TIEMPO, en esta ciudad que, 23 años después, me ha devuelto con creces lo que me arrebató en aquel verano….

Tú me has enseñado el significado de la palabra DOLCE FAR NIENTE…

Y yo te voy a enseñar lo que es DEJAR HUELLA, tan sólo mírame a los ojos un segundo y lo sabrás….La que tú has dejado en mí y las arenas del tiempo no van a borrar JAMÁS.

Aquí estaré cuando sea que quieras encontrarme

2 Replies to “Un lugar en el mundo (dejar huella)”

  1. Amigo, reconozco que me he quedao un tanto estupefacto,casi vacío. No capto demasiado bien el fondo de este texto.La forma, el anclaje de las palabras suena bien parece que trancienden algo importante, pero no podría expresarlo de forma sencilla, comprensible para nadie.

    Supongo que es algo muy personal y no lo expreses abiertamente. Parece qu euna nueva fase se abre en este tu blog.

    En determinados fragmentos que recibo de tu vida y sensaciones me da la sensación de que vivas en una película, en una narración en un cuadro, que como Dalí, quieras ser una obra más que una vida consciente, y cada “historia” que vives fuera como un episodio de esa obra.

    Y algo que me ha sorprendido de tus respuestas ( que no voy a re-responder porque se haría eterno el bucle) ha sido la palabra manipulador como uno de los adjetivos de tu autodefinición. Es algo estúpido para mí que alguien con tanto talento y grandes logros necesite manipular. No es propio de alguien que se muestra como tú con tanto dominio de materias que puede usar a su antojo. Y por contra no sea un luchador contumaz contra la manipulación de ese tipo de mujer que le atrae hacia abismos de cicatrices y debilita tu éxito dando vueltas en una “eterna espiral”. Porque tú estás manipulado por tu propia obsesión de caer en brazos de ese dolce far niente.

    Como dice ese mal chiste: por qué vas con mujeres malas si las hay muy buenas…

    Me gusta

    1. Me alegra mucho que utilices la palabra amigo, porque es lo mismo que yo siento por tí.
      Has demostrado con creces ser un lector inteligente y observador, con unas enormes dotes de deducción. Es cierto el post va dedicada a la situación personal de alguien, y no quiero dar más pistas.
      También hay un cambio en el tono del blog, no será tan oscuro y triste como al principio, ni tan desbocado como las últimas entradas, ahora ya sí siento la necesidad de volcar todo lo que me pasa en el blog, estoy en el mejor momento vital de mi vida, de eso no tengo ninguna duda, y también de que ahora estoy mucho mejor acompañado que sólo.
      En cuanto al tema de la manipulación, forma parte de mi personalidad poliédrica, y alguna vez lo he utilizado en mis relaciones personales, tampoco me siento orgulloso por ello.
      Y gracias por el chiste, pero me gustan mucho las malotas, aunque te terminen jodiendo la vida, esta vez me han ganado la partida.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.