Intrascendente existencialismo para principiantes

Llevo unos cuantas entradas demasiado intenso, y existe el peligro de provocar algún ataque masivo de aburrimiento. Y como soy un blogger aplicado (que está siguiendo al pie de la letra los 10 mandamientos del buen blogger de David Cantone), hoy me voy a aplicar al mandamiento número 9, “Serás tan entretenido y original como puedas”. Bueno lo voy a intentar al menos, por mí que no quede, pero tengo menos gracia que “regalarle a Stevie Wonder una película de cine mundo” (Chiquito de la Calzada dixit, pues empezamos bien la entrada). Y también voy a sacar el látigo para despellejar a algún millenial sobradillo…

Sigue leyendo “Intrascendente existencialismo para principiantes”

El fotógrafo solitario (y de la soledad)

New York City 1958

“Ya la vida me pesa tanto, que mis fatigadas piernas apenas me sirven para ponerme en pie, y recorrer, arrastrando los pies, la senda oscura interminable entre mi dormitorio, y la cocina. Estoy llegando al frigorífico y ya no puedo seguir de pié, me falla la pierna izquierda y caigo al suelo, y me golpeo la cadera con fuerza, Dios haz que acabe esta tortura ya…”. El día 27 de junio de 2016 moría en Toronto David Heath, en la más completa soledad debido a una caída casera, tenía 85 años recién cumplidos, y llevaba recluido en su casa más de un cuarto de siglo. Su fotografías rezuman toda la soledad del ser humano, y la que él arrastraba desde que nació.

Sigue leyendo “El fotógrafo solitario (y de la soledad)”

Nuestros psicópatas favoritos (cautivos del mal)

dexter morgan graphics GIF

Desgraciadamente existen y son muy reales (asesino de chipre). Pero el cine y la televisión llevan décadas jugando esta mano ganadora, ya que estamos cautivados por la naturaleza del mal, algo en nosotros primigenio y ancestral que nos arrastra a ellos, ya que la iconografía visual nos los ha dibujado como misteriorosos, inteligentes, seductores, cultos, como ángeles de alas negras ocultos entre la humanidad. Pero tristemente la realidad es más cruel y descarnada, y no voy a entrar en ello, sólo hace falta darse una vuelta por internet y terminar asqueada con los casos de los reales psicópatas que están entre nosotros. También hay pues una habitación en el palacio de mi memoria para ellos.

Más información

El silencio entre nosotros

Este post va dedicado a tí Esther, allí donde te halles.

“Puede pasar de todo, verdad, cualquier cosa. Puedes amar tanto a una persona, que tan sólo el miedo a perderla haga que lo jodas todo, y acabes perdiéndola”. Lamentablemente mi vida ha estado llena de pérdidas, y puedo decir, y no con orgullo precisamente, que he sido yo el responsable de casi todas, incluida la de la persona que más dentro de mi alma ha estado, pero también la perdí yo. No merezco lamentarme pues. Siento que este post va a ser el más triste y oscuro.

Sigue leyendo “El silencio entre nosotros”

Ese chico triste y solitario

El 12 de mayo de 2009 (hace ya 10 años), se apagó el alma de este cantante irrepetible, en cuya vida nada era lo que parecía. Pertenecía a una familia acomodada, tenía un coeficiente intelectual de 130, y cursó estudios de arquitectura y sociología. Parecía que había nacido predestinado a grandes cosas, y las hizo por supuesto, enormes canciones que son hoy día el himno de una generación. Pero su historia esconde también una durísima andadura de dolor, perdida, drogas y deterioro hasta el final. Siempre intento retratar en mis entradas personas que, siendo únicas en lo que hacían, se dejaron arrastrar por el demonio de la autodestrucción. Antonio fue una persona única, por muchas razones.

Sigue leyendo “Ese chico triste y solitario”

La generación perdida

Llevamos unos cuantos años a vueltas con el tema de pertenecer a una generación, que les han puesto nombres, como a los cachorros (que mono). Yo me siento un poco carca, y cuando escucho millennial, baby boomer, x, z, y… (joder parece una clase de matemáticas). Es que al parecer el sentimiento de pertenecer a una generación determinada, te marca casi como si pertenecieses a una familia de mafiosos (los bonanno, los gambino, los genovese). En todos los medios actuales se repite machaconamente millennial, como los enviados por el altísimo a salvar nuestro mundo (o a terminar de cargárselo del todo). Bueno pues un día decidí averiguar a que generación pertenecía, a la X (no es ninguna broma de salido) que son aquellos nacidos entre 1969 y 1980. Y para mi sorpresa pertenezco a la misma generación que estos tipos de arriba (¿que no los conocéis?), no hay problema os los presento (lo de la X va a traer bastante cola).

Sigue leyendo “La generación perdida”

Robert Doisneau (la belleza de lo cotidiano)

“Yo no fotografío el mundo tal como es, sino tal como me gustaría que fuera. Toda mi vida yo me divertí, fabriqué mi propio pequeño teatro”. Toda una declaración de intenciones de este inmenso fotógrafo francés. Encontrar el placer en todo aquello que nos rodea, y que en muchísimas ocasiones no le prestamos la atención que merece. Porque la grandeza de la vida está en las pequeñas cosas.

Sigue leyendo “Robert Doisneau (la belleza de lo cotidiano)”

Dos en la carretera (imprescindible manual de pareja)

Un tipo va al psiquiatra y le dice – Doctor mi hermano está loco. Se cree que es una gallina. Y el doctor le dice, porqué no lo ingresa en un manicomio. Y le responde, lo haría, pero necesito los huevos-“. Eso no lo digo yo, lo dice Woody Allen en la estupenda película “Annie Hall”. Luego comenta que las relaciones de pareja son irracionales, locas y absurdas, pero seguimos insistiendo en ellas porque todos necesitamos los huevos. Bueno yo me he hecho vegano ya, que está de moda y además es muy bueno para el cutis.

Sigue leyendo “Dos en la carretera (imprescindible manual de pareja)”