Partir lejos

Asomarme a esta ventana se ha convertido en la costumbre más reparadora para mi golpeado corazón, pero he de ausentarme por motivos familiares. Sí soy humano, sí tengo familia, pero somos la diáspora en pequeñito, repartidos por todos los rincones de España. No me resistía a dejar de escribir en varios días, y no decir el motivo de mi silencio. A los que me leen decirles que os habéis convertido en mi grupo de amigos raritos (no es coña). Dejo algunas cosas como adelanto de lo que vendrá…

Vendrán varios post sobre el tango. Oh sííííí me gusta el tango…

Y sobre esta gente, antes de que se estropeara sobre todo ella…(esa secuencia del comienzo de la pélicula en los créditos iniciales).

Y sobre el poder de las palabras. Esta me gusta porque me define a las mil maravillas.

Y viajes a los confines de la tierra (más allá de Huesca, no, es broma).

Y sobre matemáticas obsesivas e infinitas (vaya coñazo de tío).

Y sobre una mujer fatal, con una voz rota como su alma.

Sobre manuales de autoayuda 2.0 (abducido por Paulo Coehlo!!!).

Sobre padres silenciosos e hijos curiosos.

Sobre almas de metal que lloran y sufren.

Y este post será el del año bisiesto el 366, intrascendente pero necesario de vez en cuando.

Pero os dejo con “ella”, la que pudo haber sido y nunca fue. (cuelgo en enlace por problemas de reproducción)

Cuando los que amamos parten, pasan de vivir entre nosotros a vivir en nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.