La generación perdida

Llevamos unos cuantos años a vueltas con el tema de pertenecer a una generación, que les han puesto nombres, como a los cachorros (que mono). Yo me siento un poco carca, y cuando escucho millennial, baby boomer, x, z, y… (joder parece una clase de matemáticas). Es que al parecer el sentimiento de pertenecer a una generación determinada, te marca casi como si pertenecieses a una familia de mafiosos (los bonanno, los gambino, los genovese). En todos los medios actuales se repite machaconamente millennial, como los enviados por el altísimo a salvar nuestro mundo (o a terminar de cargárselo del todo). Bueno pues un día decidí averiguar a que generación pertenecía, a la X (no es ninguna broma de salido) que son aquellos nacidos entre 1969 y 1980. Y para mi sorpresa pertenezco a la misma generación que estos tipos de arriba (¿que no los conocéis?), no hay problema os los presento (lo de la X va a traer bastante cola).

La serie es una comedia melodramática sobre medidas desesperadas en tiempo de la mayor crisis que ha vivido nuestra época (la serie se estrenó en el año 2009). El subtítulo de la serie es “Superdotado”, y sí amigos es lo que parece.

La trama es muy loca, un profesor de instituto arruinado, divorciado, con dos hijos, y con un enorme talento oculto, decide dedicarse al oficio más antiguo del mundo para ganarse unos extras. Lo más surrealista es que dos ex amantes suyas se ofrecen como sus “chulas” para arreglarle las citas con señoras maduras de buena posición. Fueron 3 temporadas de 10 episodios de 30 minutos. La serie merece la pena tanto por las escenas de sexo nada recatadas, como por el retrato de los personajes principales, y el devenir de sus jodidísimas vidas.

Tania

Es la “chula” buena, que trata bien a su puto, una poetisa venida a menos, que trabaja como correctora en una empresa jurídica, vive sola y tiene problemas para pagar el alquiler. Es neurótica, pero con buenas ideas y mejor corazón. Es el personaje más tierno de la serie y mi preferido. El personaje de Tania sonaría así.

Lenore

Es la “chula” chunga, la víbora que se aprovecha de todo aquel al que puede sacarle algo. Es personal shopper, y está muy bien relacionada. Es una mantis religiosa, peligrosa, indecente, oportunista y vividora (pero las escenas de sexo son….). Y Lenore es un muy mal romance (buen polvo sí pero…).

Ray

Nuestro hombre es la viva imagen del fracaso americano, con un trabajo precario, viviendo en casa de sus padres, arruinado, estrella caida del deporte, lo que pudo haber sido y no fue. Una metáfora de la época en la que les toca vivir, un superviviente con un miembro tan grande como su perdida existencial, sin futuro, sin presente, intentado volver con su esposa. Un antiheroe de hoy día. El personaje de Ray sonaría así.

También aparecen la ex esposa de Ray, un personaje frágil y perdido que no sabe lo que quiere, pero con ese punto de materialismo que te hace ser pragmático (siempre se lía con médicos). Y los dos hijos del matrimonio, que arrastran los problemas de la generación actual (desorientación sexual, desordenes alimenticios, etc). Vamos una joya para tratarse de una comedia.

Una corriente de búsqueda existencial sin éxito recorre a todos los personajes. Son como marionetas que el destino maneja cruelmente (salvo el personaje de Lenore). Todos ellos pertenecen a mi generación, con pocos años de diferencia, y la verdad tengo la misma sensación que ellos, que vivimos en un ambiente que nos maneja como muñecos rotos, sin posibilidad de salvación.

El director del episodio piloto es el extraordinario director Alexander Payne, director de otra maravilla de película con personajes en busca de una identidad perdida (y estuvo casado con la extraordinaria Sandra Oh, que aparece en la película).

Después de ver la serie te queda ese poso tierno y agridulce (tras la maratón de sexo), eso también es la vida, ese tobogán de sensaciones contrapuestas.

PD. A la generación X también se la llama en algunos foros la generación perdida.

5 Replies to “La generación perdida”

  1. Y una mierda… (No hay peligro supongo de este tipo de comentarios) Cuando alguien como tú es capaz de hacer el análisis que hace de su propia generación y catalogarla como lo haces con sus aderezos de calificativos, sería de estúpidos o de débiles mentales no ser capaz de salir huyendo de esa generación.
    No hay nada más acertado que un buen análisis de una situación -como haces- para eludir estar en esa situación. Aprender de los errores, que diría otros. Vamos.
    A no ser que todo esto que escribas aquí se trate de otro concepto y vocablo muy de esta generación POSTUREO a mayor gloria personal de quien escribe.

    Me gusta

    1. Compañero, no te preocupes, soy el tío más mal hablado del mundo. Pero sé en qué ámbitos hacerlo. Como creo que sabes algo de psicología, creo que entiendes las expresiones “conductismo” y “cognitivismo”, han sido la doble cara de la moneda del comportamiento humano, lo aprendido (o innnato), y lo condicionado o vivido. Te digo esto porque cada generación hereda unos rasgos comunes, que provienen del ambiente en el que nacen, y viven. Condiciones sociales, económicas, de pensamiento, de comportamiento, música, libros, modas, etc. Esa parte la viven todos sus miembros, pero eso no te condiciona indefectiblemente, pero estará sí o sí en la base de tu ser, que se modulará con lo que cada uno tenga dentro, aprenda o decida elegir. De esa parte de lo que se vive y te rodea no se puede ser ajeno. Una cosa es segura, somos la primera generación que objetiva y materialmente vivirá peor que sus padres. Fuimos nosotros los primeros, y luego todos los demás. Hemos nacido entre dos épocas muy distintas, y no nos sentimos parte de ninguna de las dos. Yo no quiero huir de eso, quiero construir mi camino con las losas de lo que me pueda servir vitalmente, lo bueno, y especialmente lo malo. Sin darte cuenta te has convertido, en una parte muy importante de este blog, de lo que te estaré agradecido eternamente. Como le dije a una persona que aprecié y ya no está entre nosotros, no pienso en casi nada igual que tú, pero mataré si es necesario por la libertad de que puedas seguir sintiéndote y expresándote como lo haces.

      Me gusta

  2. Y no será que establecemos baremos de mejor o peor demasiado rígidos?
    Vamos a ver si el estudio de la historia en mi proceso de primaria y secundaria hace décadas me sirvió de algo. Yo creo que los pueblos que fueron colonizados por los grandes imperios, que vivían mejor dentro de sus parámetros, empeoraron con la invasión. Entonces, ahí hubo generaciones que vivieron peor que sus padres. ¿No?
    Y qué es vivir peor que sus padres, no tener muchos objetos, por ejemplo? Sin embargo, yo he escuchado lo felices que eran generaciones anteriores que no tenían para comprarse una casa y tenían una vitalidad e ilusión desbordantes trabajando codo a codo, disfrutando y divirtiendose (parejas me refiero) en pos de lograr su pequeño hueco en la sociedad y en la pretensión de ser burguesía.
    No hay más felicidad que el camino que lleva a lograr algo y no el de ya conseguido.
    Ahora puede que no vivamos materialmente mejor en términos relativos, pero quizá estemos fraguando una o unas generaciones más concienciadas con lo qu hay entre manos y eso aprender (conocimiento) lo que puede hacer evolucionare en términos absolutos y relativos a las generaciones.
    Y tú como cinéfilo y lector seguro que me puedes hacer una larga lista de películas y obras en donde tener no da la felicidad. Ser, mejor que tener. Lo que sabes (como sinónimo de eres) no te abandonará, lo que tienes como consecuencia de cualquier infortunio te puede abandonar.
    Por definición malo no es consustancial a persona en el sentido de búsqueda. Existir, existir, pero creo que para vivir bien hay que aprovechar lo bueno y saber enfrentar lo malo, no buscarlo. En ejemplo. No creo que como padre desearas que tus hijos pasan por cuestiones negativas, sino que sean conscientes que existen y cuando llegue tener que pasarlas, que estén preparados y tengan armas para afrontarlas. Es lo que digo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.